sábado, 25 de agosto de 2012

Ante el espejo

Confieso tener una manía por tomarme fotos frente a espejos, y no solo para ver qué tal se ve mi ropa, sino también como ejercicio de autodescubrimiento, verse a los dos metros, a los cinco, verse inverso. Darle rostro y forma a esa mente difusa. Hacer tangible -corporeidad- pensamientos varios de una persona que se viste según su estado emocional. 





2 comentarios:

Crowally dijo...

Sí...

El modo de vestir también es una forma de expresión. Igual, en mi caso lo que prima es la comodidad: mezclilla, un par de (desgastados) Chuck Taylor's y una camisa (generalmente lisa).

Nada como el espejo de tamaño inmoral de la facultad de letras.

¡Glam!

Orlando Morales C. dijo...

Hola, es Orlando de comu, que estaba aquel día en Fitos en la celebración de los VOS :D
Hey su blog está super interesante jaja, me dio mucha risa su Decálogo (con el que estoy de acuerdo en 1-4-6-9) y sobre su afición a las fotos de espejos. Ingmar Bergman suele usar mucho esa metáfora en varias películas (Persona, Summer Interlude) sobre como los espejos son el único momento sincero o real de uno mismo, y donde solo uno mismo se puede juzgar con objetividad, sin mediación de nadie más. (Tomando en cuenta que uno nunca puede verse a uno mismo de ninguna manera y parece que la experiencia de uno de la vida real es "lo que los demás nos cuentan") Bueno, era para comentar un poco eso, jeje. ¡Pura vida!

 

Template by Best Web Hosting