sábado, 21 de mayo de 2011

Democracia real ya en Costa Rica

(A propósito de lo que está pasando en España)

Siempre he pensado que no hay país en que sea más fácil desarrollar una revolución que Costa Rica: no hay ejército, la mayoría de los miembros de la "fuerza pública" lucen sus barrigas e ineptitud para la labor, con unas cuantas carreteras principales. Tan fácil como pararse en el lugar indicado, cerca de aeropuertos y de entrada a las zonas francas, ahí justamente detenemos a este país y nos hacemos escuchar, llegando al corazón de los intereses políticos.

Siempre he pensado, además, que no hay pueblo más fácil de domesticar: un poco de cantando por un sueño, de fútbol, la llegada de un mega-supermercado gringo, la "mami" de La teja nos hace olvidar sin problemas fraudes del primero de mayo o presidentes corruptos que por arte de magia se deshacen de su condena. Bien dijo José Figueres (alimaña política también) que en Costa Rica no había escándalo que durara tres días como si fuera obra de un insomnio macondiano que nos sumergiera cada vez más en una amnesia cíclica.

El mundo se está moviendo más que nunca, primero la revolución de los Jazmines que sacudió a los países del Medio Oriente, luego las protestas en Chile y de unos días para acá algo llamado "Democracia real ya" en España. Todo esto, más allá de la derecha o la izquierda (porqué cualquier persona cuerda sabe que un pleito por alguno de esos extremos es una idea vetusta) es una lucha que se queda más en la búsqueda de soluciones verdaderas, de inclusión social y oportunidades. Algo así como sí exigiéramos la formación de un proyecto país ordenado para Costa Rica, castigo legal a quien lo merece, el aprovechamiento del recurso humano y no solamente la construcción de un país-maquila.

Sin embargo, ya con mis pocos años yo le he perdido fe a este país. Le he tomado desprecio a sus líderes y más aún su gente por que me doy cuenta que no sólo es cuestión de quien está arriba, sino de quienes los eligen y forman "el colchón" de todos ellos. Cada vez que veo a alguien tirando basura en la calle o corriendo a comprar a Wallmart comprendo que la "revolución" acá no es más que un sueño. La clase callcentera aquella que podría hacer algo está muy ocupada con sus distracciones. Pero sería hermoso, a más no poder, que sucediera.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimada Melissa, gracias por compartir su reflexión, si bien es cierto la cuestión sería muy sencilla, la destrucción de la forma en la que se produce y reproduce el Kapital, la toma de los medios- ojo ya como acción radical- no es complicada , pero como bien dice Engels, existe un componente ideológico , ya que la reproducción del kpital requiere de toda una estructura aparte de económica, pues también social, política, ideológica; o sea ganar la hegemonía, como bien dice Gramsci y este ultimo es el principal nudo – la ideología- de la creación de una falsa conciencia, juega un papel radical en un país caracterizado por “una democracia” “paz” y “justicia” donde no hace falta ni ejercito militar, pero si de otra índole uno que en las aulas, iglesias, familias; transmita un complejo axiológico que adormece a los sujetos..
Por otro lado yo si apuesto a que es necesario politizar la discusión con nombres y apellidos , y en este país la situación históricamente dominada por partidos que son aliados del Kpital son los que tiene la realidad hoy tal cual es. La lucha contra la falsa conciencia es tarea de la izquierda, de una izquierda amplia, no ortodoxa ni sectaria, una cuyo realismo político logré viabilizar un país mejor.
Saludos. Manuel.

Ana Hernández dijo...

"...Pero sería hermoso,a más no poder, que sucediera"

Para seguir con la fiebre, me viene a la cabeza de Ismael Serrano, y a propósito de España, "Papá Cuentame Otra Vez".

 

Template by Best Web Hosting