viernes, 22 de octubre de 2010

Des-orden
























Este año ha sido bizarro, si realmente muy bizarro. Hay muchas cosas en desorden en mi vida, algunas que son inevitables y que solamente puedo esperar a que pasen. Otras que son desiciones que ya tomé y que sin embargo son un secreto que solo saben cuatro personas. Me he dado cuenta que el tiempo nunca se pierde (siempre se aprende o gana algo) pero sí, el dinero sí se pierde y nunca se sabe lo importante que es hasta que no se tiene. Estos días de costuras son como una especie de despedida. Y el próximo año habrán muchos propositos de año nuevo, cosas que debo tener bajo el brazo al terminarlo.

1 comentario:

Amanda dijo...

Nena, el dinero vale madre, así como viene se va sin dejar rastro.

Bien y bonito todos esos aprendizajes que decís, esos sí se sienten cuando no están o los ignoramos.

 

Template by Best Web Hosting