domingo, 11 de abril de 2010

Post en construcción

(Mis pesadillas son a veces mis peores enemigos y detonantes de mis miedos)(Otra vez...Mis pesadillas son a veces mis peores enemigos y detonantes de mis miedos -16/04-)(Una vez más...Mis pesadillas son a veces mis peores enemigos y detonantes de mis miedos -18/04-)

domingo, 4 de abril de 2010

Dibujando gatos

-Nunca adoptes gatos de esos que andan por las fondas
Pedro Aznar.

En algún momento tuve la ilusa idea de comprar 5 libretitas para que cada hoja fuera un día, gatitos felices, gatitos maullando, gatitas sexis, gatitos escuchando la Carmina Burana, gatitos en zacatales, gatitos debajo de una luz, gatitos extasiados, gatitos riendo, gatitos comiendo cordero y berenjena en un lugar que no se acaba. Luego determiné que me sobrarían hojas de la última libretita, así que planee dibujar puntitos con números, como los libros de cuando era chiquita para ir juntándolos, e ir formando más gatos.
Pero antes de pasar algo que me lo impidiera, faltaron cosas que lo posibilitaran, ahora tengo cinco libretas en blanco sobre mi mueble y una gata sobre maletas que espera escuchar al gato maullar, como antes.

viernes, 2 de abril de 2010

Cápitulo 7- El Principito

CAPÍTULO VII

El quinto día, siempre gracias al cordero, me fue revelado este secreto de la vida del principito. Me preguntó bruscamente, sin preámbulo, como resultado de un problema meditado largo tiempo en silencio:

- Un cordero, si come arbustos, come también flores ?

- Un cordero come todo lo que encuentra.

- Hasta las flores que tienen espinas ?

- Sí. Hasta las flores que tienen espinas.

- Entonces las espinas, para qué sirven ?

Yo no lo sabía. Estaba ensimismado intentando desenroscar un bulón demasiado ajustado de mi motor. Estaba muy preocupado porque mi avería empezaba a parecerme muy grave, y el agua potable que se agotaba me hacía temer lo peor.

- Las espinas, para qué sirven ?

El principito no renunciaba nunca a una pregunta, una vez que la había formulado. Yo estaba irritado por mi bulón y respondí cualquier cosa:

- Las espinas no sirven para nada, es pura maldad de las flores !

- Oh!

Pero después de un silencio me largó, con un cierto rencor:

- No te creo ! Las flores son débiles. Son ingenuas. Se previenen como pueden. Se creen terribles con sus espinas. ..

No respondí nada. En ese momento me decía: "Si este bulón sigue resistiendo, lo haré saltar de un martillazo." El principito perturbó de nuevo mis reflexiones:

- Y tú crees que las flores...

- Pero no ! Pero no ! No creo nada ! Respondí cualquier cosa. Yo me ocupo de cosas serias !

Me miró estupefacto.

- De cosas serias !

Me veía, con el martillo en la mano y los dedos negros de grasa, inclinado sobre un objeto que le parecía muy feo.

- Hablas como los adultos !

Eso me dio un poco de vergüenza. Pero, implacable, agregó:

- Confundes todo... mezclas todo !

Estaba realmente muy irritado. Agitaba al viento la cabellera dorada:

- Conozco un planeta donde hay un Señor rubicundo. Nunca olió una flor. Nunca miró una estrella. Nunca amó a nadie. Nunca hizo nada más que cuentas. Y todo el día repite como tú: "Soy un hombre serio ! Soy un hombre serio !" y eso lo infla de orgullo. Pero no es un hombre, es un hongo !

- Un qué ?

- Un hongo !

El principito se había puesto todo pálido de rabia.

- Hace millones de años que las flores producen espinas. Hace millones de años que los corderos a pesar de todo se comen las flores. Y no es importante intentar entender por qué ellas se esfuerzan tanto en hacerse espinas que no sirven nunca para nada ? No es importante la guerra de los corderos y las flores ? No es más serio y más importante que las cuentas de un voluminoso Señor colorado ? Y si yo conozco una flor única en el mundo que no existe en ninguna parte salvo en mi planeta, a la que un corderito puede aniquilar de un golpe, así no más, una mañana, sin darse cuenta de lo que hace, eso no es importante !

Enrojeció, luego prosiguió:

Si alguien ama a una flor de la que no existe más que un ejemplar en los millones y millones de estrellas, eso basta para que se sienta feliz cuando las mira. Se dice: "Mi flor está allá en algún lado..." Pero si el cordero se come la flor, es para él como si, de golpe, todas las estrellas se apagaran ! Y eso no es importante !

No pudo decir nada más. Estalló bruscamente en sollozos. Había caído la noche. Yo había soltado mis herramientas. Bien me burlaba de mi martillo, de mi bulón, de la sed y de la muerte. Había en una estrella, un planeta, el mío, la Tierra, un principito para consolar ! Lo tomé entre mis brazos y lo mecí. Le decía: "La flor que amas no está en peligro... Dibujaré un bozal para tu cordero... Te dibujaré una coraza para tu flor... Te..." No sabía bien qué decir. Me sentía muy torpe. No sabía cómo alcanzarlo, dónde encontrarlo... Es tan misterioso el país de las lágrimas.

jueves, 1 de abril de 2010

Inventario

Tengo una cajita llena de hilos de colores, de ellos siento especial predilección por el dorado, no por impulso bizantino si no que tiene una textura suave y rugosa a la vez. Tengo también, una foto de mi actriz favorita pegada atrás de la puerta, también tengo ahí tarjetas postales que nunca recibí por correo y recortes de revistas. Tengo estantes llenos de antologías, revistas de moda y un libro sin dedicatoria que no me canso de leer. Tengo una muñeca de vestir de Frida Kahlo que tambíen hace por tarjeta postal. Tengo miles de bolsas llenas de costuras pendientes. Tengo un televisor viejo que casi nunca enciendo y una computadora que pasa encendida todo el día donde descargo Led Zeppelin y Chopin. Tengo cientos de lecturas por hacer. Tengo libros que me han regalado, a veces en las noches me acuesto a leerlos y leer sus dedicatorias para dormir sonriendo. Tengo una cama, donde duermo casi todas las noches, ojala durmiera mucho menos en ella, por que en ella casi siempre tengo pesadillas.
 

Template by Best Web Hosting